¿De dónde salen los clientes?

¿De dónde salen los clientes? A veces tengo la sensación que los interesados en colaborar conmigo piensan que esto de conseguir llenar un curso, que nos abran las puertas de un Ayuntamiento o que un club privado nos pidan propuestas de formación, es por casualidad, o por suerte. A todas esas personas que nos buscan... Leer más


¿De dónde salen los clientes?

A veces tengo la sensación que los interesados en colaborar conmigo piensan que esto de conseguir llenar un curso, que nos abran las puertas de un Ayuntamiento o que un club privado nos pidan propuestas de formación, es por casualidad, o por suerte.

A todas esas personas que nos buscan queriendo meter cabeza donde nosotros ya tenemos medio cuerpo y que preguntan ¿Y tú, cómo lo haces ? Y ¿de dónde sacas los clientes? A todas esas personas les diría que:

Los clientes salen del trabajo bien hecho, salen de la confianza, de la constancia, de muchas horas de networking, de conocer a muchas personas y de ser honesto con lo que dices y con lo que haces.

Yo personalmente no tengo problema en conocer a alguien, tomar un café, charlar y que me cuenten proyectos donde poder colaborar. De hecho siempre estoy abierta a nuevas colaboraciones, Pero me hace gracia, y ya he aprendido, que no muevo un dedo hasta que no tenga la seguridad de que lo que me proponen puede funcionar y no va a dañar mi marca.

Que cada vez Encuentros Tech sea más conocido y genere esa confianza tanto entre las empresas que organizan el curso como entre los alumnos asistentes es fruto de toda una estrategia off y on line. Con presencia constante en Redes Sociales y en eventos varios.

Quizás el hecho de contar las cosas buenas que nos está pasando es lo que genera ese interés en los futuros colaboradores.

Pero es que, por supuesto siempre vamos a contar en redes las cosas buenas que nos pasan.

Si se suspende un taller por falta de alumnos, si un cliente no nos paga, o no nos aceptan propuestas en los colectivos, eso no lo vamos a contar.

Está claro que las redes sociales son un escaparate pero para contar, en nuestro caso, las cosas buenas y no los esfuerzos que tenemos que hacer para conseguir el resultado final.

Ni todo vale ni te creas todo lo que ves en redes.

Puedo decir con la cabeza bien alta que si poco a poco están saliendo las cosas es porque he tenido mucha constancia, he sabido rodearme de gente honesta y cualificada, he gastado muchas suelas de zapato y he bebido muchos café, cervezas y agua.

Por eso yo aconsejo, recomiendo que hay que asistir a reuniones de tu sector, aprovechando los encuentros de AJE, de la Confederación de empresarios, de las cámaras de comercio,… Que te conozcan como un invitado más y que tengas la oportunidad de contar lo que haces y lo bueno que eres. No te quepa la menor duda que en el momento que necesiten algo de lo que tu haces serás el primero en llamar.

Y esa podría ser la fórmula para conseguir clientes.

En definitiva que para recoger primero hay que sembrar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: