Aparece el emprendedor

Vamos a empezar por el final; Debemos ser realistas y saber que con cada error que cometamos o fracaso que tengamos es cuando realmente vamos a aprender, por lo que nunca hay que dejar de formarse, de caminar y por supuesto de ser distintos y novedosos con lo que hagamos. Os preguntaréis ¿de que estamos... Leer más


Vamos a empezar por el final; Debemos ser realistas y saber que con cada error que cometamos o fracaso que tengamos es cuando realmente vamos a aprender, por lo que nunca hay que dejar de formarse, de caminar y por supuesto de ser distintos y novedosos con lo que hagamos.

Os preguntaréis ¿de que estamos hablando? A emprender se aprende emprendiendo.
Siempre se ha dicho que a caminar se aprende caminando y yo añado que a emprender se aprende emprendiendo, y si que es verdad. Como casi todo en la vida me estoy dando cuenta que aprendemos, mejoramos, perfeccionamos y nos hacemos excelentes a medida que vamos caminando, que vamos tropezando, que vamos reaccionando ante los obstáculos.
Esa es la trayectoria de un emprendedor, en ocasiones nato, es decir que viene con el gen de investigar, innovar, aprender y seguir aprendiendo. Los hay que por circunstancias laborales, han visto como el autoempleo era su única salida, pero son de los que no creen en lo que hacen  y que únicamente ven el proyecto como una fuente de ingresos, igual ganan dinero pero no llegan a ser felices con lo que hacen. Si no hay pasión y energía, las oportunidades de alcanzar el éxito son nulas. Y por último, yo diría que están los que tenían muy escondidos el gen emprendedor y por circunstancias ajenas se le ha despertado. Aprovecha los conocimientos, habilidades, destrezas, recursos, contactos y la experiencia adquirida en su trayectoria como trabajador por cuenta ajena y descubre que es bueno, muy bueno y que disfruta con su elección. Encuentra piedras en el camino, pero sabe como esquivarlas; conoce gente que no le aportan nada, incluso los confunde, pero sabe identificarlos. Igual tardará en recoger frutos, pero sabe con certeza que ese día llegará y entonces no parará de recoger.
Gracias a la actual situación convulsa que estamos atravesando la palabra emprendimiento se ha convertido en uno de los términos más comunes de nuestro lenguaje cotidiano. Aparecen nuevas empresas capaces de forjar modelos de negocio diferentes y cada vez son más las personas que ponen sus ideas a rodar. Aparece el llamado EMPRENDEDOR.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: